Consejos para que tu perro deje de molestar a tu otro perro

mi perro no deja en paz a mi otro perro

hqdefault

Si tu perro es activo y extrovertido, adopta un perro de especificaciones afines. Si tu perro es relajado y mucho más guardado, busca un perro que se ajuste bien a este modo de vida (en caso contrario, el activo puede enfatizar al mucho más pasivo).

Intente conseguir la mayor proporción de información viable del centro de adopción. La mayor parte de los cobijos tienen un temperamento y una historia registrada de alguna forma para valorar a los perros bajo su precaución. Descubre si el perro que deseas adoptar tuvo contacto con otros perros antes. La mayor parte de los perros deben ‘estudiar’ a luchar.

Índice
  1. ¿Cuáles son las causas más frecuentes por las que mi perro agrede a otra gente?
  2. ¿De qué forma trabajar con perros reactivos a lo largo del recorrido?
    1. Orina por toda la vivienda
    2. ¿De qué manera eludir los celos y las riñas?

¿Cuáles son las causas más frecuentes por las que mi perro agrede a otra gente?

  • El perro puede agredir en el momento en que está intranquilo. El agobio es una reacción fisiológica que prepara a la persona para enfrentar condiciones extremas. En el momento en que un perro se siente conminado, el agobio lo impulsa a accionar, así sea luchar o escapar. Esta es una reacción saludable para admitir, mientras que no desencadene inconvenientes de accionar.
  • Un perro asimismo agrede a otra gente por carecer de motivación. O sea, el perro que no posee muchas ocasiones de desarrollar y usar sus capacidades innatas (peculiaridades de su raza) puede ser un inconveniente. La carencia de estimulación va a hacer que el perro reaccione ladrando en demasía o aun de manera combativa. Para eludir esto, haz ejercicios y juegos con él, intentando de que practique sus capacidades. Por servirnos de un ejemplo, proseguir un indicio, buscar algo…
  • La hiperactividad (un prominente nivel de actividad, comunmente sobre la media en su raza) asimismo puede producir hábitos violentos, puesto que en el momento en que un perro te agrede sin emplear tus capacidades o agradar sus pretensiones apropiadamente, puede reaccionar de manera exagerada en varias ocasiones.
  • Tu perro tiene la posibilidad de tener temor de otros perros. El temor puede desatar un accionar belicoso. Es esencial admitir las expresiones que utiliza tu perro en sus relaciones con el resto, puesto que tienden a ser muy exactas en ocasiones de enfrentamiento. Por medio de estas señales, los perros comunican sus pretenciones y deseos. Si eres con la capacidad de interpretarlos, evitarás varios instantes problemáticos.
  • La carencia de socialización conduce frecuentemente a la agresión hacia sus compañeros. Un perro que no está habituado a tratar con otros perros puede ser miedoso y estar a la protectora. Al final de cuenta, hablamos de un irreconocible que se aproxima a tu manada… Establece pautas de socialización progresiva para remover este inconveniente. Si es requisito, busque asistencia técnica.
  • En ocasiones no se transporta bien con un perro particularmente. O sea natural, lo mismo le pasa a la multitud. Sepáralo del perro que no le agrada. La agresión hacia otros perros es fundamento de preocupación por el accionar popularizado, pero si hay algo concreto, no lo enfatice bastante.
  • Algunas patologías incomodan a tu perro. El mal causa irritación y tiene la posibilidad de tener contacto belicoso con otros perros y personas. Solicitud a tu veterinario, a fin de que logre detallar un diagnóstico y poder accionar consecuentemente.
  • En el recorrido transporta a tu perro con una correa corta (ha de estar a tu altura). Si piensa que puede morder, use un bozal.
  • Jura salir a sitios libres de otras mascotas, por poner un ejemplo a la primera hora de la mañana o tarde durante la noche. Los dos gozarán del ámbito relajado.
  • Juega con tu perro y préstale atención a lo largo del recorrido. Acostumbrarse a él. Este estímulo positivo te calmará.
  • Deja que huela el suelo y prosiga las huellas. Esto le asiste para saber su ambiente y relajarse.
  • Si amenaza a otros o hace intentos deseoso de arrimarse a ellos, únicamente debes quitarte del sendero. Cerciórate de sostenerlo seguro.
  • No lo premies ni lo felicites por su accionar negativo. Recuerde que el accionar puede apuntalarse si se modera delicadamente, pero se interpreta como aprobación.
  • Si bien no sea una raza CPP, es esencial contratar un seguro de compromiso civil para ella, que te cubrirá en el caso de indemnización.
  • Buscar asistencia técnica para corregir formas de proceder beligerantes. Cualquier inconveniente tiene solución, un óptimo entrenador te va a ayudar a comprender su accionar y las causas que hay detrás, tal como trabajar para solventarlo y no reforzarlo.
  • Tu perro puede agredir por carecer de liderazgo. En el momento en que no conduces a tu perro de manera correcta, puedes ocasionarle inconvenientes de conducta que progresarán en ti. Va a deber detallar y educar su jerarquía apropiadamente. No descartes la asistencia técnica. Los perros que detallan este género de agresividad acostumbran a parecer beligerantes, pero de todos modos son ellos quienes toman la idea. Esto crea inseguridad en el perro y un avance exagerado de reflejos protectores activos.
  • Detectar el género de agresión y accionar consecuentemente. No es exactamente lo mismo enseñar una actitud protectora o combativa, puesto que las causas no son iguales (temor versus pelea por los elementos, por poner un ejemplo).
  • Redirigir el accionar: darle otra alternativa que logre llevar a cabo.

¿De qué forma trabajar con perros reactivos a lo largo del recorrido?

  1. En el transcurso de un tiempo hay que dejar de mostrar al perro al estímulo que le hace este agobio, ejercitándolo física y mentalmente a través de ejercicios de obediencia. Para, así, llevar al perro a un nivel mucho más próximo al equilibrio sensible.
  2. El próximo paso es efectuar un trabajo de desensibilización y compensación: el estímulo se introduce a lo largo del recorrido una distancia bastante a fin de que el perro lo note pero lo permita (sin que llegue a tener jamás una reacción máxima). Radica en atraer al perro con un elemento, comida, expresiones agradables y/o entrenar ejercicios de obediencia (por poner un ejemplo, Le Céile), o sea, regentar su atención hacia el guía que transporta la correa.
  3. En el momento en que el estímulo terminó y el perro consiguió lo que se suponía que debía llevar a cabo, que era separarlo, y el perro no posee control sobre su accionar, hay que felicitarle con eficacia con juegos y caricias.
  4. Es una situación de extendida duración que hay que entrenar todos y cada uno de los días, con la meta de acortar paulativamente la distancia al estímulo a fin de que el perro logre terminar acercándose sin generar una reacción.

Lo idóneo es que si tienes un perro con este inconveniente te pongas en contacto con un experto en modificación de conducta canina para efectuar un óptimo diagnóstico, en tanto que cada caso es diferente y poder ofrecer una solución concreta.

Orina por toda la vivienda

Ciertos perros orinan para marcar su territorio o aun para llamar la atención del dueño en el momento en que están recelosos.

En el momento en que el perro está receloso, puede mudar su accionar para llamar tu atención. Por poner un ejemplo, romper bartulos familiares, comer mucho más de lo común, o no comer, no apartarse de tu lado, o pasarse el día escondiéndose para llamar la atención.

¿De qué manera eludir los celos y las riñas?

– Proporcionarles a los dos exactamente la misma atención y cariño. Así los dos perros comprenderán que no deben luchar por tu atención. Puedes acariciar al perro viejo con una mano y al nuevo con la otra, o lograr que tu pareja maneje entre los 2.

– Prosigue exactamente las mismas prácticas. El perro viejo se encontraba habituado a determinados hábitos y horarios, es esencial que el recién llegado no cambie estos hábitos a fin de que no se le considere «responsable» del cambio.

Leer Más  ¿Los perros pueden comer castañas asadas? Descubre la respuesta aquí

Si quieres ver otros artículos similares a Consejos para que tu perro deje de molestar a tu otro perro puedes visitar la categoría Mascotas o revisar los siguientes artículos

Deja una respuesta

Subir